Te compartimos algunos consejos para proteger tu piel de los efectos del invierno:

  • El consumo de agua es vital en todas las estaciones porque el cuerpo la necesita para mantenerse hidratado. Es muy importante consumir, al menos, 2 litros de agua por día. Al principio parece difícil, pero después te acostumbrarás.
  •  Es importante tener todo el año la piel humectada, pero como en invierno la piel tiende a resecarse más, querrás añadirle toda la hidratación que puedas para que se vea sana y luminosa. La crema humectante combinada con movimientos en forma de círculos de abajo hacia arriba también ayuda para activar la circulación de tus piernas.
  • Entre más caliente esté el agua, mayor es la posibilidad de eliminar la capa de aceites esenciales y humedad de la piel, lo que resecará tu piel aún más. Con baños de agua tibia también contribuirás a que tu sangre circule de manera fluida.
  • El clima seco mezclado con el viento frío te pueden causar deshidratación y sequedad, pero si te exfolias podrás prevenir la picazón y la descamación. Aféitate con una afeitadora como Gillette Venus Spa que funciona como 2 en 1 por estar rodeada de barras de gel incorporadas que se activan con el agua, para lubricar la piel y ofrecer una suave depilación con tan solo una pasada sin necesidad de aplicar jabón o crema para afeitar.
  • Los pantalones largos, los leggins y las medias ajustadas suelen ser las prendas protagonistas del invierno. Sin embargo, estas prendas gruesas y ajustadas pueden apretar tus piernas y dificultar la circulación. Por ello, altera tu look de invierno y al llegar a casa cuando termine el día, opta por usar ropa suelta.
  • Para mantener las piernas firmes, realiza una rutina de ejercicios. Puedes comenzar caminando 30 minutos al día. Luego puedes ir incorporando gradualmente ejercicios más intensos como correr o andar en bicicleta.

 

Comments

comments

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.