En México, la mayoría de cáncer que se detectan y diagnostican cuando ya se está en etapas avanzadas e incurables, por lo que se considera la tercera causa de muerte en nuestro país y de acuerdo con la Secretaría de Salud (2016), esta enfermedad reporta 14 millones de casos nuevos y 8 millones de muertes a nivel mundial.

 

El cáncer no sólo repercute al paciente en el aspecto físico, sino también en el psicológico, social, en su entorno laboral o familiar, incluso, todo esto puede causarle otros padecimientos derivados del cáncer. De aquí surge la importancia de los cuidados de soporte.

 

En por ello que la unidad de cuidados de soporte está conformada por un equipo multidisciplinario de psicólogos, psiquiatras, enfermeras, médicos, terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas, entre otros, quienes ofrecen un conjunto de tratamientos que cubren tanto las etapas iniciales como terminales del  paciente y debido a su importancia, estas unidades se están implementando en centros oncológicos, hospitales con soporte de algunos de estos especialistas para acudir a los hogares bajo una supervisión médica.

 

Por otro lado, la unidad de cuidados de soporte reconoce que también los familiares enfrentan alteraciones como ansiedad, temor y depresión, debido a las responsabilidades que llegan con el padecimiento, por tal razón, también son tratados con prontitud al considerarse un pilar fundamental de los pacientes.

 

De acuerdo con el Instituto Nacional de Cancerología, la depresión es un síndrome incapacitante, el cual afecta entre un 15 y 25 % a los enfermos con cáncer, por tanto, los cuidados de soporte se han convertido en un tratamiento prioritario para cada uno de ellos.

 

Entre los progresos que sobresalen en la prevención y cuidado del cáncer, TEVA se ha convertido en el primer laboratorio en México que desarrolla su nueva Unidad de Cuidados de Soporte, denominada Oncomplementos, la cual ofrece cuidados de este tipo en aspectos como físico, emocional, social, psicológico y espiritual, con el objetivo de crear conciencia entre médicos, pacientes y familiares.

TEVA ha impulsado el desarrollo de nuevas moléculas, mismas que han sido introducidas a México como pieza fundamental para su estrategia de crecimiento al ser un mercado que presenta muchas oportunidades, tales como nuevas moléculas para contrarrestar los padecimientos que causa el cáncer, como son la eritropoyetina theta, que trata la anemia inducida por la quimioterapia, pues es una proteína que estimula a la médula ósea a producir glóbulos rojos, importantes para distribuir el oxígeno dentro del cuerpo; o como la molécula lipegfilgrastim, una nueva opción de tratamiento para la comunidad médica que busca reducir la duración de la neutropenia grave en pacientes con de igual forma con cáncer.

 

 

 

Comments

comments

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.