Una nueva investigación señaló que las mujeres que vivieron entres seis meses y cuatro años más como media que sus paisanos masculinos vivieron más años. Por ejemplo, durante la época de la hambruna de la patata que asotó Irlanda a mediados del siglo XIX, la esperanza de vida se desplomó entre los hombres a 18,17 años, mientras que las mujeres vivían de promedio 22,4, cuando antes de crisis alimentaria ambos grupos llegaban a los 38 como media.

Al analizar los datos por franjas de edad, los investigadores notaron que la distancia se conservaba en las tasas de mortalidad infantil: las niñas eran más resistentes que los niños. Esto apunta a bases biológicas para explicar la longevidad femenina, lo que quitaría peso a factores tradicionalmente propuestos para explicar el fenómeno, como la tendencia a recurrir a violencia, los hábitos tabaco, alcohol, drogas o las conductas más arriesgadas que suelen adoptar los varones con mayor frecuencia.

 

Fuente: Muy Interesante 

 

 

Comments

comments

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.