De acuerdo a un estudio realizado EEUU retrasar un año la vida escolar de los niños puede ser más benéfico que perjudicial.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford en Estados Unidos (EEUU) realizó un estudio en el que se demuestra que los niños asisten a la escuela demasiado pronto.

La noticia vuelve a encender los debates sobre cuál es la edad oportuna para que los pequeños comiencen su vida estudiantil, ya que, se advierte de que podríamos estar perjudicando a los niños por escolarizarles demasiado pronto.

Thomas Dee, impulsor y líder del estudio, mediante un comunicado de prensa, aseguró que “el  retrasar la entrada al jardín de infancia un año reduce los problemas de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) en un 73% para los niños con un promedio de 11 años”.

Tal información concuerda con investigaciones previas en las que se demostró que los niños que sufren TDAH regularmente obtienen notas más bajas al cursar la secundaria.

Así mismo, a esto se suma el hecho de que en las escuelas de EEUU, donde los pequeños inician sus estudios a los cinco años, existe un mayor porcentaje de TDAH y un menor rendimiento escolar; lo que contrasta con países como Dinamarca o Alemania, donde se comienza la escuela más tarde.

Comments

comments

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.